fbpx Saltar al contenido

Cuentos para Sonámbulos o Madrugadores.

El Jazz por chopeStudio
The Code t shirt exclusive Design. Action Brand Paris.
THE CODE: chopeStudio official sponsor

Capitulo 1: El jazz. La música que me transporta a otros lugares.

Ya siendo un nuevo día (de noche) y preocupado por no poder descansar porque mañana debe ser un día productivo, definitivamente es imposible cerrar los ojos, por eso me levanté de la cama para escribir lo que vas a leer.

Ya no es la guitarra acompañándome con sus acordes hasta altas horas de la noche, ya no es el trago con sus mujerzuelas, ya no son todas esas amistades que con el tiempo se esfumaron como el humo de cigarrillo que ya prácticamente dejé de fumar.

¿Qué es lo que no me deja dormir?

¿Qué es esta sensación?, ¿Qué es esta nostalgia que me invade, si supuestamente ya estaba feliz con mi soledad?

Y con esto no quiero decir que me siento triste, no, definitivamente no es eso, porque mientras escribo esto tengo una pequeña pero nerviosa sonrisa en mi boca y mi corazón palpita tranquilamente.

Se siente algo parecido a cuando se está enamorado.

Yo, por ejemplo, lo siento entre la parte baja de mi pecho y la parte superior de mi estomago, se inflan como que se quisieran explotar, gritar, sonreír, o volver a vivir…

Siento algo parecido en este momento, pero con nostalgia, con mucha nostalgia…

¿Qué es entonces?

Es la música que suena, es el Jazz.

Si, seguramente es eso.

Esa música que crea atmósferas y me lleva a lugares donde quiero estar, con la persona que quiero estar.

¿Necesitas contratar un creativo? – Click en la imagen

El Jazz no me deja olvidar el amor, me da un “Hit” de su sensación, me brinda el sentimiento que solo este te puede dar, esa plenitud que te da el verdadero amor, ese que muy pocos hemos sentido.

El jazz me hace pensar en La Artista, en nuestros momentos bonitos, en los buenos vinos que nos tomamos, en nuestros besos apasionados mientras caminábamos de la mano por las calles de París.

El jazz me hace sentir una pequeña porción de esa plenitud en que vivía, no tenía nada, ganaba poco, pero tenía una bicicleta y dos piernas para ir donde ella estaba.

Era magia, era París, era el Jazz…

Comprábamos nuestro vino, yo me compraba un litro de cerveza adicional de origen Holandés que no recuerdo el nombre, un buen Baguette, dos tipos de quesos, unos cuantos jamones y un Postre finamente seleccionado por ella.

Ella siempre servía una pequeña entrada, alguna sopa con ingredientes exóticos o una deliciosa ensalada de frutas o verduras, un plato fuerte con más manjares creados por ella “hasta en los platos debes aprender a combinar los colores, lindo” me decía mientras poníamos la mesa.

Era nuestro mundo y toda esa basura agobiante del día día que estaba afuera de él, simplemente nos tenía sin cuidado.

Yo, un Viejo Zorro que se había caminado todas las calles Caleñas, Bogotanas y ahora Parisinas, jamás en la vida se me había ocurrido el postre, y ella generó en mi esa necesidad de comerme un chocolate, un pedazo de pastel después del plato fuerte.

Cuando teníamos todo listo, y después que ella repasara su “check list” de todo lo que íbamos a llevar o comprar seguía lo mejor…

ANDAR POR LAS CALLES DE PARÍS EN BICICLETA.

¿Donde aprender comercio digital?

Andar en París en Bicicleta con la persona que amas es seguramente la sensación más bonita que se puede sentir en la vida, me encantaba hacer el papel de “Super Hombre” y la protegía de los carros, de las motos, estaba pendiente de ella cada segundo, yo iba abriendo el camino y ella iba atrás, cuando la miraba y no estaba distraída con su mundo, me miraba, sonreía, y me indicaba que todo estaba bien y que siguiera adelante.


¡Sígueme!

InstagramFacebook


En pocos minutos estábamos en “La Seine” sacábamos nuestras cositas, y las compartíamos, podíamos hablar horas de arte, de diseño, de cine, ella me intentaba explicar sobre complejos temas académicos y literarios, y yo le intentaba explicar lo que significaba celebrar un GOL o lo que era estar parado en un escenario con una Guitarra Eléctrica!.

A veces llegaba alguna amiga de ella y hablaban en Francés durante largas horas. A mi no me importaba, no necesitaba hablar, no necesitaba escuchar, estaba ella, estaba Paris, estaba pleno.

Ahora escucho Jazz, escucho mucho Jazz, me hace sentir pleno, tranquilo, me hace sentir al menos un poco de lo que sentí cuando estuvo ella.

El Jazz ahora me recuerda que tengo que dormir, que debo descansar y que debo mantenerme tranquilo por estos días que el amor no va a estar cerca.

Por tu felicidad Siempre l´artiste.

Juan Chope.

via GIPHY

Capítulo 2 : El Metro.

Los recorridos en el metro de París me hicieron encontrarme con la escritura. Siempre fui una persona romántica y siempre me gusto escribirles cartas de amor, poemas y canciones a mis novias.

Pero el Metro de Paris me hizo descubrir una necesidad que siempre había tenido pero no sabía que era eso, “escribir” , dejar salir todo lo que sentía en el momento, como lo hago en este momento.

Una libreta negra guardan todos mis viajes en metro de la casa de Lookman (el dueño del restaurante donde trabajaba) , hasta el taller de la artista en monmatre.

Después de atender en el restaurante, nos íbamos al apartamento de Lookman a trabajar en piezas de diseño para compartir en la redes sociales, retocar fotos o muchas veces a tomar cerveza, comer unos buenos platos y para acompañar unos buenos yonsons.

La ruta era de aproximadamente de 40 minutos, lo necesario para sacar mi libreta negra, que cabía perfectamente en el bolsillo de mi abrigo verde recién adquirido en una tienda de segunda mano. (Que después lo apodamos el barrendero)

Desde “duroc” hasta “place de Clichy” me iba escribiendo todo lo se me pasaba por la cabeza en ese momento, hay muchos lamentos, también muchos análisis de las personas que estaban a mi alrededor.

Pude llegar a conclusiones como que entre más capital mundial sea una ciudad, más estúpida es la gente para comprar, pero de la misma manera comprobé mi amor por las marcas y el branding, por cómo nos venden medio de imágenes y nos hacen querernos parecer a lo que hay en ellas.

En ese momento no pensaba en escribir un blog, es más, aveces me daba pena que supieran que estaba escribiendo, lo hacía como una terapia a mi soledad por no saber francés, siempre me sentía como un perro en medio de una fiesta de humanos, de vez en cuando alguien se interesaba por mi, intentaba distraerme un rato, pero al cabo de 15 minutos volvían a su mundo y se olvidaban que yo estaba ahí.

Así pues una libreta negra guardan todos mis viajes de París por la noche.

Por ahora será hasta otra noche de Jazz.

Por tu felicidad Siempre l´artiste.

Juan Chope.

Disfruta del contenido de chopeStudio, material útil para tu vida.
Gracias por leer, chopeStudio es tu casa =)


Te puede Interesar:


¿Te gustan los viajes extremos?

Hice un viaje desde Alemania hasta Croacia en bicicleta y lo documenté todo, fue una Locura!. Acá abajo el primer capítulo, son más de 17!.

No olvides suscribirte al canal haciendo click acá.


Este blog está hecho con Orbital Theme, la plantilla para Wordprees más rápida del mundo.

The code feminist t shirt. "GO GIRLS"
THE CODE: chopeStudio official sponsor